miércoles, 12 de septiembre de 2012

Entrevista a una preocupación

Como siempre, te pido permiso para entrar en tu vida y si alguna vez se me olvida te pido perdón. Gracias.


Hoy en nuestro blog tenemos el placer de entrevistar a una preocupación.

No ha sido fácil, pero finalmente ha accedido a cambio de que se la conceda un deseo que sólo me dirá al final de la entrevista. Estoy un poco preocupado por si no puedo concederselo, pero en fin, no puedo desaprovechar esta oportunidad.

Con esta preocupación en mente, y con la "culpable" como protagonista, comenzamos esta interesante, increible y mágica entrevista.

E (entrevistador): Hola, ¿Quién o qué eres?
P (preocupación): Soy una preocupación

E: Y... ¿qué es una preocupación.?
P: No se si los humanos sois capaces de entenderlo pero una preocupación es como un maestro que tiene algo importante que enseñar.

E: enseñar... ¿a quién?
P: a todos, pero a vosotros los humanos más que a nada ni a nadie.

E: y ¿qué es eso tan importante que nos tenéis que enseñar?
P: Es algo que con palabras no se pueda explicar del todo, como diría mi primo hermando el sentimiento, "las palabras se quedan cortas para decir todo lo que soy". Si me muestras tu corazón te lo enseño.

E: Oh, vaya..., quizás en otro "momento". Esto es una entrevista y ahora los corazones "no existen". ¿Podrías esforzarte al máximo para describirlo con palabras?
P: ¿Estás seguro que quieres que lo haga?, te aviso que no creo que entiendas nada.

E: Si , por favor.
P: A ver... Yo vengo a enseñaros que el pasado y el futuro no existen, que sólo existe el presente. Cuando estoy en ti, estás mal... ¿por qué?..., pues porque aún no has aprendido la lección. No hay que preocuparse, hay que ocuparse. Los humanos tenéis facilidad para preocuparos por cosas que aún no habéis hecho, bien porque aún no tenéis que hacerlas, o bien por cosas que en su momento hicisteis mal y que aún no habéis reparado. Es muy sencillo, aquello que tengáis que hacer en el futuro, lo haréis en el futuro y aquello que habéis hecho mal en el pasado, hacedlo bien ahora. Basicamente lo que venimos a enseñar es que si queréis ser felices no os preocupéis, y ocuparos del presente al 100%.

E: Buff..., la verdad es que no he entendido mucho. ¿Podrías poner algún ejemplo?
P: Ya te avise, a ver... Imaginaté que tu no te has ocupado bien de tu hijo. Esto puede ser por dos razones. Bien porque estabas preocupada por otras cosas, o bien poruqe no has sabido hacerlo. En algún momento te preocuparas por tu hijo y lo que estoy tratando de enseñarte, justo cuando aparezco en ese momento, es que o bien no te deberías de haber preocupado por otras cosas y deberías de haberte preocupado por tu hijo o bien te estoy tratando de enseñar que no te ocupaste bien de tu hijo porque no sabías y que tienes que aprender a hacerlo ahora.

E: Madre mia vaya girigay. Entonces, si no he entendido mal, vienes a enseñarnos a hacer las cosas bien y a su debido tiempo
P. Si, más o menos. Cuando yo me vaya será porque ya lo habéis aprendido.

E: ¿ Y qué tenemos que hacer para que te vayas?
P: Aprender lo que vengo a enseñar.

E: ¿ Y si alguien, a partir de ahora, no se preocupa por nada?
P: Si siempre se ocupa y nunca se preocupa, habrá aprendido todo lo que yo vine a enseñar, y nunca le molestaré. Pero te aviso que, de momento, nunca he conocido a nadie asi. Si que hay alguno que consigue,en cuanto me ve, ponerse manos a la obra y enseguida me voy, pero son los menos.

E: ¿Alguna vez estas preocupada?
P: Nunca, tengo muchas cosas que hacer, muchas cosas que enseñar, sois tantos. No tengo tiempo para preocuparme, siempre estoy ocupada, es mi misión y no se hacer otra cosa.

E: ¿Nos podrias dar un consejo a los humanos?
P: Si, por supuesto. OCUPAROS, NO PREOCUPAROS. Es un consejo un tanto egoista ya que al igual que el gusano arde, inconscientemente, en deseos de transformase en mariposa yo ardo en deseos de transformarme en una ocupación.... Perdona, pero he visto a una amigas y me tengo que ir con ellas.

E: Permíteme una última pregunta. Ese deseo de transformarte, ¿te preocupa aunque sólo sea un poquito?
P: ¿Acaso al gusano le preocupa convertirse en mariposa?. La única diferencia entre el gusano y yo es que yo soy consciente de ello.

E: Muchas gracias por tu tiempo, ha sido un placer.
P: El placer ha sido mio, como mía será la poesía que me dedicarás y que por contrato firmado está.

E: Tus deseos son ordenes para mi.
P: Me caes bien, la proxima vez que nos veamos no me saludes, pasaré de largo. Adios.

Veo alejarse a las preocupaciones.

Lo prometido es deuda, además ya no estoy preocupado. Las siguientes palabras son delicadas y, por supuesto, dedicadas a la preocupación:

   Amiga de toda la vida
   Maestra antigua del tiempo.
   Mira que hemos viajado juntos
   Como gusanos pasando el invierno.

   Muestrame tus alas, dame la llave del tiempo.
   Rajo con ansia mi pecho, pues ahora si.
   Ahora las palabras no existen, ha llegado el momento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario