jueves, 5 de octubre de 2017

Transformación Espiritual vs ECM

Resultado de imagen de san pablo cae del caballo

La similitud entre ambas consecuencias hace que algunos nos preguntemos si no será lo mismo.

Consecuencias de las transformaciones espirituales:
El grado de las secuelas depende del impacto de la emergencia. Los cambios más comunes son: simples y directas formas de actuar que semejan infantiles; una luminosidad de la tez y un centello en los ojos, un encanto atractivo; una sensación de confianza y dominio de sí; comportamiento afectuoso, pero desprendido; la presencia del "conocimiento" y/o saber superior (gnosis); aumento de las capacidades psíquicas (de los que en ocasiones se denominan los Dones del Espíritu); pérdida de la importancia atribuida al tiempo y al espacio; mayor agudeza y alcance de los sentidos; disminución de las necesidades y de los deseos; desarrollo de una actitud de gozoso servicio a los demás; fortalecimiento moral y energético. En general la persona tiene muchas dudas de lo que le ha ocurrido, y cierto reparo a comentarlo. A menudo se dan largos accesos de depresión antes de llegar a comprenderlo y aceptarlo por fin. Las personas que pasan por este proceso (llamado "iniciación" en las tradiciones espiritualistas o esotéricas) suelen ser tildadas de locas en las sociedades avanzadas y objeto de especial reverencia en las subdesarrolladas.

Consecuencias de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM):
El grado de las secuelas depende del impacto de la aludida emergencia. Los cambios más comunes son: una sensación de amor incondicional hacia todo el mundo; cierta ingenuidad infantil y una curiosidad espontánea y abierta; sensación de intemporalidad y pérdida de cualquier identificación con algún "lugar" concreto; despreocupación por anteriores reglas y limitaciones; aparición de habilidades psíquicas, incluyendo el don de sanar y de trasmitir alegría; una notable reducción de los temores e inquietudes; la capacidad de "captar" la raíz de los problemas; disminución de las necesidades y deseos, cierto desapego reespecto del cuerpo físico, unido a la sensación de verse con mayor energía y entusiasmo para servir y ayudar a otros..., inclusive a la propia comunidad; una forma de comunicarse más atrayente, más inspirada, más dichosa, más ética y responsable. Aunque las personas que han pasado por una experiencia en el umbral de la muerte son aceptadas y toleradas en la sociedad actual mucho más que hace tan sólo cinco años, aún hay casos en que, a pesar suyo, son confiadas a centros mentales por el establishment médico (como enfermas de "psicosis") y están expuestas a largos accesos de depresión y confusión en su lucha por asimilar la complejidad de su experiencia bajo la eventual amenaza de la locura.

Fuente:
Retorno de la muerte/ Más allá de la Luz.
P.M.H. Atwater.

No hay comentarios:

Publicar un comentario