miércoles, 19 de septiembre de 2012

Vivo gracias a tus sonrisas.

Hoy dedicaré el post a mi prima María Jesús.

Ella tiene cancer de páncreas y necesita, más que nunca, que le regalen vida.

La he escrito un correo, con la siguinete "poesía":

   Llevas en el nombre a la madre y al hijo.
   Sufres en silencio como ellos lo hicieron.
   El dolor y el tormento parecen perseguirte.
   Tan pronto te cogen, te revelas y te escapas.
   Temes no poder conseguirlo la próxima vez.

   No tengamos miedo, lo que tenga que ser será.
   Mientras estemos aqui, ¡miremos las maravillas que nos rodean!    

   Son tantas y las apreciamos tan poco.

   Dicen que hay un regalo que da vida.
   Tiene que ser dulce, tierno..., sincero y alegre.

   Sin esperar nada a cambio.

   He pedido a mis hijos sus dos mejores sonrisas.
   Ambas, con todo el cariño del mundo, son para ti.
 
   Una es para que la guardes en tu corazón
   La otra, para que se la muestres al mundo entero.


Con cariño.
Tu primo Carlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario